Comunidades Judías Latinoamericanas

El 18 de julio de 1994, a las 9:53 hs. un autobomba explotó en Pasteur 633.

En cuestión de segundos todo era pánico, ambulancias, gente corriendo, vidrios rotos cayendo de las ventanas de los edificios, cubriendo toda la calle. Gritos que surgían de la multitud mezclaban historias milagrosas y trágicas casualidades del destino.

El edificio de la AMIA, entidad central de la Comunidad Judía argentina había sido destruido, llevándose consigo a 85 personas y dejando más de 300 heridos de distintas religiones y nacionalidades: argentinos, bolivianos, chilenos y polacos.

Click en las imágenes para verlas en grande.