Líderes judíos del mundo se reunieron en Buenos Aires

Fue en el marco de la Asamblea Plenaria Especial del Congreso Judío Mundial. Asistieron más de 400 personas.

Más de 400 líderes de las comunidades judías de todo el mundo se reunieron en Buenos Aires esta semana, en el marco de una sesión especial de la Asamblea Plenaria del Congreso Judío Mundial (CJM), el más alto órgano de toma de decisiones de la comunidad judía organizada. El Presidente de la Argentina, Mauricio Macri, pronunció un discurso en el acto de apertura de la Asamblea, y el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, fue galardonado con el Premio Shalom del Congreso Judío Latinoamericano por su apoyo a Israel.

Una parte de la reunión se centró en los ataques terroristas contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, y contra la AMIA, en 1992 y 1994, respectivamente.. El presidente del Congreso Judío Mundial Ronald S. Lauder, expresó: "Estos no fueron ataques solamente contra los judíos, sino contra la Argentina [...] .La muerte de Alberto Nisman no fue sólo un ataque contra un abogado judío. Este fue un ataque contra todo el sistema judicial de la Argentina [...] Presidente Macri, usted ha prometido que después de todo este tiempo, la Argentina va a juzgar a los autores de estos crímenes. Nosotros le creemos. Confiamos en usted. Y el Congreso judío Mundial está con usted para ayudarlo en todo lo que podamos."


Macri, en su discurso, dijo que su gobierno estaba "totalmente comprometido a contribuir en todo lo que pueda para avanzar con esta investigación."

En cuestiones de política, el pleno votó por unanimidad para permitir a Lauder presentarse a elecciones para obtener un tercer mandato consecutivo como presidente del CJM, según lo estipulado por el estatuto del CJM.

En sus resoluciones, el CJM condenó al movimiento de boicot a Israel como "una manifestación de antisemitismo '. El CJM considera "esfuerzos para discriminar y deslegitimar el Estado de Israel en los campus universitarios, incluyendo el boicot de los intelectuales y académicos israelíes, que es especialmente perjudicial", y condena "a los que deliberadamente tratan de impedir la cooperación económica, académica y cultural, y obstruir las oportunidades económicas globales e israelíes y palestinas.

También instó a "la comunidad internacional a responder al continuo apoyo de Irán a organizaciones dedicadas a actividades terroristas, haciendo frente a esto dentro de la agenda de los organismos internacionales pertinentes y exigiendo al gobierno iraní a entregar a ciudadanos iraníes sospechosos en conexión con los ataques terroristas."

Los delegados, en representación de las comunidades judías de 67 países, también hicieron un llamado "a los gobiernos para regular los negocios y el comercio internacional con las naciones que patrocinan el terrorismo, incluyendo a Irán."

Los líderes mundiales, así como líderes religiosos y organizaciones internacionales, deben "formular conjuntamente una estrategia efectiva para acabar con la campaña de incitación y el reclutamiento de extremistas, incluso a través de las mezquitas y las redes sociales," resolvió la asamblea.


El Congreso Judío Mundial pidió también a la comunidad internacional, especialmente a los países del Golfo, "interceder ante los líderes religiosos, para asegurar que las mezquitas y otras instituciones culturales o religiosas que financian, no prediquen con un discurso extremista o radical o el reclutamiento, ni permitan que sus instalaciones sean utilizadas con esos fines.”

La Asamblea Plenaria también puso de relieve la necesidad de "reconocer los paralelos y los vínculos entre los recientes ataques terroristas en todo el mundo y el terrorismo que israelíes y otros han sido sometidos a durante años por Hamas, Hezbolá, Boko Haram, y sus predecesores y aliados."

Los líderes judíos pidieron a los gobiernos "tratar los ataques a las instituciones religiosas, incluyendo escuelas y centros comunitarios como crímenes de odio". La resolución reafirma el deseo del CJM de "trabajar para salvaguardar todas las comunidades minoritarias, incluyendo a los yazidíes, cristianos, musulmanes, y cualquier comunidad amenazada por la violencia sectaria.”