Declaración Contra el Terrorismo

Declaración firmada por los participantes del 7° Encuentro de Parlamentarios Latinoamericanos contra el terrorismo

A 20 años del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina, AMIA, los autores de uno de los mayores ataques terroristas de la historia de Latinoamérica aún permanecen en libertad. Frente a este hecho que continúa impune declaramos:

Que la verdad, la justicia y la reparación son fundamentales para construir sociedades democráticas, pluralistas y de progreso en la región. Sin Justicia que castigue a la destrucción sistemática, al odio y a la muerte, nuestras sociedades están expuestas al desprecio de los derechos humanos y a la pérdida de la Libertad.


El 18 de julio de 1994 un coche bomba explotó contra la sede de la AMIA, cobrándose 85 vidas y dejando más de 300 heridos. No fue el primer atentado del terrorismo internacional en la Argentina. Dos años antes, el blanco fue la Embajada de Israel dejando un saldo de 29 muertos.

La Justicia Argentina ha pedido la extradición de ciudadanos iraníes a quienes se les imputa la responsabilidad de la organización, financiamiento y ejecución del ataque a la AMIA. Hasta el momento no se ha obtenido una respuesta positiva y el ataque sigue impune.

Reunidos por el Congreso Judío Latinoamericano, los abajo firmantes, como representantes de nuestros pueblos, rendimos profundo homenaje a las víctimas de este ataque, nos sumamos a éste pedido de Justicia y lucharemos para que se juzgue a los responsables.

Afirmamos que el efectivo combate al terrorismo demanda la activa colaboración de cada Estado miembro de la comunidad internacional. Brindar apoyo a quienes planean, financian y ejecutan actos de terror, constituye una violación al derecho internacional, un acto de complicidad y un crimen de lesa humanidad que corroe la fraternidad entre los pueblos y destruye toda posibilidad de Justicia.

Como Parlamentarios, comprometemos nuestro esfuerzo en seguir generando legislación contra el terrorismo internacional que permita combatirlo contundentemente, en el marco del estricto respeto a los derechos humanos.

Nos comprometemos a fortalecer la Democracia y sus instituciones para que hechos como los de la AMIA no se repitan. Los Estados modernos demandan marcos legales y acciones firmes para proteger la vida de sus ciudadanos y los valores de sus pueblos ante la amenaza de destrucción, odio y muerte que organizaciones terroristas siembran, amparadas en la impunidad o en la indiferencia.

Sostenemos que combatir el terror es una de las banderas para construir sociedades plurales, que respetan al ser humano en su condición de tal, y rechazan toda forma de discriminación, racismo, xenofobia, sexismo y antisemitismo; y que hacer Justicia no solo repara el daño causado en el pasado, sino que además asegura un futuro en libertad, garantizando que quien destruye no quede impune.

Nos comprometemos a impulsar en los organismos parlamentarios regionales, Parlatino y Parlasur, la aprobación de declaraciones que reclamen que los Estados comprometidos en la investigación de AMIA no cesen en su esfuerzo por el esclarecimiento de la causa.

Esta Declaración, consensuada por parlamentarios de diversos países y expresiones políticas, y rubricada en el reconstruido edificio de AMIA, es una muestra de la unión y fortaleza en la lucha de los países de la región contra el terror.


Buenos Aires, Argentina, 18 de julio de 2014.